martes, 11 de octubre de 2011

te quiero mucho

Llevábamos sin hablarnos como 3 meses, 3 meses sin saber nada la una de la otra. Pensando si estará bien o mal, si me necesitara y si ella también me ha echado de menos como lo he hecho yo. Sin saber si le ha pasado eso de " no tener a una persona a la que contarle sus problemas" y que al fin y al cabo te logre entender. Callándose y tragándose muchísimas cosas, cosas que no se deben callar, pero que aún así y por lo menos yo, lo he hecho. Después de todo, de haber pasado un verano sin hablarnos y más de una semana encerrada en casa sin saber que hacer. Si pensar en llamarla o no, ha pasado. Volvemos a estar juntas.

Y es ahora cuando debo admitir que me alegra, me alegra volver a saber que está a mi lado, saber que por fin otra vez puedo contarle como me siento y todas las cosas que me pasan día a día. Poder ayudarla en todo lo que me pida y que si me necesita ver un día, yo estaré ahí. Muchos pensaran que estoy loca, muchos hablaran y dirán que ellos nunca la hubiesen perdonado y que si fueran ellas tampoco me hubiesen perdonado a mi. Pero yo para eso sí que tengo una respuesta, y es: "lógicamente tu no las tenido a ella como amiga". Mi estado anímico ha aumentado positivamente desde que hace un par de días ella, mi amiga, volvió a mi vida. Es verdad, por un momento pensé que nunca más nos hablaríamos y que ni siquiera si nos veíamos por la calle crusariamos una mirada. Pero suelen decir que las cosas pasan por algo, y yo creo que sí, que tiene razón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario